Ciertamente la formación académica en una escuela privada deberá ser más eficiente y duradera que la de una escuela oficial, a pesar de que, en teoría, el plan de estudios debe ser el mismo, o al menos debe estar unificado en todo el sistema educativo. Más allá de calificar la calidad educativa en las escuelas particulares, es necesario poner un lente sobre otros aspectos importantes, como el compromiso de los profesores a ofrecer una atención más personalizada sobre los alumnos, el fomento a las actividades extracurriculares que está comprobado, hacen ganar su autoestima, autoconfianza, así como también detonan sus habilidades de relaciones interpersonales.

La experiencia de asistir en una escuela privada fortalece las primeras interacciones personales de los niños, y ayuda a inculcar ciertos valores, así como disciplinas educativas que a la larga le servirán durante su desarrollo académico. En el caso de las escuelas privadas que enseñan inglés u otros idiomas, desde los primeros grados, fomentan la apertura del niño hacia otras culturas distintas de la propia, lo cual beneficia su curiosidad por aprender las costumbres, gastronomía, arqueología e historia de otros países.

Si quieres conocer más acerca de este tema, envíanos un correo electrónico: contacto@cambridgehills.edu.mx